Tania Llasera: «Ahora que soy madre entiendo mejor a la gente que no quiere tener hijos»

La presentadora, embajadora de la línea de productos Lupilu, habla de su experiencia propia en la maternidad, afirmando que tiene sus luces y sus sombras

¿Quién define qué es bueno y qué es malo? ¿Normal o anormal? Estas preguntas pueden extrapolarse a cualquier ámbito diario, sin obtener respuestas concretas. Si se centra en el área de la maternidad, caben tantas contestaciones como madres existan en el mundo. Nadie puede calificar qué es ser «buena madre». No hay ningún manual que explique o enseñe cómo serlo.

Esa es la idea con la que la presentadora Tania Llasera comenzó su intervención en la presentación de Lupilu —lanzada por Lidl—, marca de la que es embajadora y que se centra en las necesidades actuales de las familias actuales. A través de productos de higiene, accesorios y alimentos bio, la cadena de supermercados da soluciones prácticas, debido a la dificultad para conciliar.

«Conciliar es ser la mejor madre que podemos ser», afirmó Llasera, matizando que, aunque quieran, «no podemos con todo». Rodeada de globos de colores y de niños —que acompañados de sus madres no quisieron perderse el acto—, la presentadora charló con ABC sobre su etapa como progenitora, que comenzó hace 2 años y medio con la llegada de Pepe Bowie. Desde hace casi 9 meses, Lucía (Lucy Lennox, como la llama Llasera) llegó para hacer que su familia tuviese cuatro miembros.

¿Se considera una madre todoterreno?

Sí, totalmente. Una mujer, una madre y una profesional todoterreno.

¿La maternidad es tan bonita como la pintan?

Tiene sus luces y sus sombras, como todo. Es muy bonita y tiene muchas recompensas. No tendría hijos si no los hubiera querido con toda mi alma, pero es la esclavitud moderna. Mi familia no está cerca, por lo que no tengo soluciones para dejar de ser madre por un rato. Desde que soy madre, hace 2 años y medio, no me he ido ningún fin de semana fuera, por ejemplo. Todavía estoy esperando dejar de ser madre «un ratito».

¿Toda ayuda es poca?

Toda ayuda siempre será poca. Es cierto que eres su madre y siempre vas a estar ahí, porque tus hijos te necesitan a ti, pero si puedes delegar o aprender a delegar —algo que yo tengo pendiente— siempre será bueno. Al tener a mi familia y a la de mi marido lejos, tengo que pagar a una mujer para que venga ayudarme. ¡Y menos mal! —un beso Neli, que te quiero— (entre risas).

¿Qué consejos le daría a alguien que quiera o que vaya a ser madre?

Lo más importante para ser madre es quererlo ser de verdad. Ahora que soy madre, entiendo mucho mejor a la gente que no quiere tener hijos. Porque yo, que los he querido tener con toda mi alma, soy consciente de que hay mucho trabajo y mucha responsabilidad. Por eso es importante quererlos mucho, es mi consejo. Y, también, no escuchar los consejos de nadie. Tú eres la mejor madre para tu hijo, y, por tanto, decides y sabes qué es lo mejor para él, porque lo conoces como nadie. No hay que dejar que lo que te diga nadie te influencie.

¿Ha recibido muchos comentarios negativos —sobre su maternidad— a través de las redes sociales?

Se meten con todo. Las llamo «talimadres», a esas haters que parece que ellas lo hacen todo bien. Agradezco mucho que me ayuden porque siempre hay algo que se estará haciendo mal y que se puede mejorar, pero todo lo que se expone en las redes no es 100% verdad. Aunque se enseñe un poco de la vida, es imposible exponer toda la realidad; necesito vivir también.

¿Hay errores que cometió con Pepe que ahora trata de corregir con Lucía?

Hay cosas que, más que cambiando, estoy matizando porque, por ejemplo, Pepe con la comida es muy especial. Algo que con su hermana no me está costando porque no deja de comer. Estoy tratando de darle otro enfoque a ciertas cosas, pero estoy muy contenta con el tipo de madre que soy. Y vivo muy relajada.